Telefónica reorganiza su departamento de comunicación con cinco direcciones


La expansión de la pandemia ha sorprendido a Telefónica en medio de la transformación estratégica anunciada a finales de noviembre. Además de focalizar la inversión y crecimiento en cuatro mercados, el plan de acción conllevaba cambios en el modelo organizativo y corporativo de la compañía para “dar un mejor servicio a los clientes y aprovechar las escalas y sinergias del grupo”.

Los recientes acontecimientos han obligado a dilatar los plazos de reorganización de ciertas áreas. Entre ellas la de comunicación, que ha venido reforzándose en los últimos meses con las incorporaciones de perfiles de peso como Alejandro Kowalski o Francisco Álvarez. La operadora ha esperado a encajar todas las piezas antes de anunciar la reorganización.

Fuentes de Telefónica explican que el nuevo departamento de comunicación está dotado de un esquema matricial con el objetivo de adaptar su rol y funcionamiento a la realidad del negocio. Para empezar, se ha decidido ampliar la estructura creando cinco direcciones en lugar de las tres actuales.

En lo más alto del organigrama se sitúa Eduardo Navarro como responsable máximo de Comunicación, Marca, Asuntos Públicos, Sostenibilidad, Estrategia global y Relaciones con Inversores del grupo. Estas dos últimas funciones asumidas a principios de año. Por debajo de él figura Eva Fernández como directora general de comunicación, de quien dependen directamente el día a día del departamento, dividido en tres direcciones verticales y otras dos de carácter transversal.

De esta forma, Alejandro Kowalski liderará la dirección de Telefónica España, puesto al que se incorporó a principios de abril en sustitución de Juan Emilio Maillo y que consiste en la coordinación las operaciones de comunicación y relaciones con los medios de Movistar. Por su parte, Fiona Maharg se mantiene como encargada de la comunicación corporativa internacional, función que desarrolla desde enero de 2017.

La tercera dirección vertical, de nueva creación, depende de Francisco Álvarez. Suya será la responsabilidad de gestionar la comunicación estratégica del grupo mediante el desempeño de tres competencias: relación con presidencia y gabinete, relación con la Fundación Telefónica y control de acuerdos.

Las piezas claves del departamento serán las áreas transversales, pensadas para dar un servicio integral a toda la compañía. La primera engloba a la comunicación interna, que ha sido replanteada como ‘hub’ para la generación de contenidos y mensajes de toda la compañía. Al frente estará Aitor Goyenechea, que trabajará mano a mano con la dirección de marketing.

Por último, se ha creado el área de Audiencias, que tiene reservado un papel fundamental dentro del nuevo esquema organizativo. Estará dirigida por Laura Sanz, que como gerente asumirá dos cometidos fundamentales: de un lado, la gestión de todos los canales orgánicos y sociales de la operadora, que potenciará mediante el uso del Big Data, la Inteligencia Artificial y la segmentación con la idea de segmentar su difusión por grupos de interés. De otro, monitorizar en tiempo real el sistema de alertas de cualquier tipo de impacto a nivel reputacional.



Source link

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*